EL AYUNTAMIENTO DE CASTILFALÉ SALVARÁ LA TORRE EN VARIAS ANUALIDADES

EL AYUNTAMIENTO DE CASTILFALÉ SALVARÁ LA TORRE EN VARIAS ANUALIDADES

Diario de León 17-9-2020

Un símbolo de la villa que se salvará de una ruina segura

El Ayuntamiento invertirá más de 200.000 euros en la restauración de la torre, que se encuentra en un avanzado deterioro

Castilfalé torre

Este es el estado actual de la torre de Castilfalé. MEDINA

REDACCIÓN

17 de septiembre de 2020, 1:32

Desde lo alto, en una situación privilegiada desde la que se divisa gran parte de la comarca de los Oteros, como una atalaya que protege el pueblo, se alza la vetusta torre, madre y señora que desde años lleva reclamando la atención para no venirse abajo, dado su avanzado estado de deterioro. Se trata de una construcción de tapial y ladrillo que en su momento debió formar parte de una iglesia que unos dicen que estuvo dedicada a Santa Isabel y otros al Salvador, sin evidencias claras de una u otra. La torre, que tiene adosado el cementerio, es uno de los símbolos del pueblo.

El Ayuntamiento, dirigido desde la alcaldía por Purificación del Valle, está empeñado en salvar este elemento arquitectónico para lo que se ha puesto manos a la obra para su restauración, primero para evitar que se venga abajo y posteriormente para crear en su interior un mirador que aproveche su privilegiada ubicación con vistas a los inmensos campos de toda la comarca.

La inversión total superará los 200.000 euros, por lo que se realizará en varias fases. Este mismo año se invertirán más 100.000 gracias a destinar los 51.000 euros de los Planes de Cooperación Municipal 2020 de la Diputación de León y a otros 50.000 que llegarán vía subvención de la Junta de Castilla y León. Las obras se adjudicarán en las próximas semanas. El resto de las intervenciones continuarán en anualidades sucesivas.

Según se explica en el proyecto redactado por el arquitecto Ramón Cañas Aparicio, esta primera fase consistirá en la preservación de la torre con el fin de reparar y consolidar la estructura y las paredes de tapial y ladrillo.

En el proyecto se incluye un interesante análisis histórico de Ángela María Domínguez en el que se explica que durante varios siglos la localidad fue conocida como Castrillo de Falé, Castrillo Falé, Castil de Falé… hasta mediados del XVIII, que comienza a denominarse Castilfalé, aunque aún muchos lugareños sigue llamándolo Castrillo.

La localidad cuenta actualmente con una sola iglesia situada en el centro del casco urbano dedicada a San Juan Degollado, que data del siglo XVI.

En los siglos XVII y XVIII contó con un hospital perteneciente a la parroquia de San Juan Degollado, cuyos gastos se cubrían con beneficios de las viñas y otras propiedades de la parroquia donadas por los fieles.

En la parte más elevada de la villa se encuentra la torre que ahora se restaurará.

También existió otra iglesia dedicada a San Miguel que fue desmontada y con sus materiales se construyó otra iglesia-ermita, en el centro del pueblo, dedicada a San Antonio de Padua. Nada de ello queda. Sí se conservan restos de la primitiva iglesia de San Antonio de Padua.

Además el Ayuntamiento también cuenta con otro estudio específico de la torre realizado por los profesores de la Universidad de León Emilio Morais Vallejo y Joaquín García Nistal quienes reiteran que no existe constatación documental de a qué iglesia perteneció, pero «es el mejor y más excepcional testimonio del rico pasado de la villa, pues es el vestigio monumental de mayor antigüedad conservado».

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Deja un comentario